Porno de dominio púbico

Inciclopedia

Inciclopedia

«El porno no debería tener copyright». Así arranca un artículo en Alt1040 que viene a exponer el caso de una estadounidense que, acusada por infracción de derechos de autor de un vídeo porno en BitTorrent, ni corta ni perezosa, ha demandado a la propia productora.

Al parecer, esta ciudadana alega que la ley californiana considera que las obras obscenas no promueven el progreso de las ciencias ni de las artes útiles (sic), y que por lo tanto, no pueden estar protegidas por los derechos de autor.

De ser así, me pregunto en qué clase de sociedad enferma vivimos para que algo tan ocioso como el porno pueda llegar a ser de dominio público, mientras patentes de software y medicamentos, que podrían mejorar y salvar vidas, obligan a pasar por caja.

El Tribunal Constitucional sentencia al periodismo

wikimedia.org

wikimedia.org

Nellie Bly apareció en cierta ocasión en una pensión y, tras pasar la noche en vela, logró asustar a los responsables hasta el punto de que la tomaron por loca y acabó en la isla de Blackwell, un terrible psiquiátrico. Tras diez días intentando salir, lo consiguió.

Tiger88 contactó una noche con hinchas del Real Madrid y trabó amistad con ellos. Tras la disputa de un partido entre el Madrid y el Osasuna, presenció por primera vez una paliza a un ciudadano francés de color (sic) que paseaba por la calle.

Ni Bly se llamaba Nellie -ni siquiera Nelly-, ni Tiger88 se llama Antonio Salas. Pero ambos consiguieron llegar a iniciar procesos judiciales y cambiar una realidad injusta desde el ámbito del periodismo de investigación.

Ahora, el Tribunal Constitucional ha sentenciado que el método de grabación de la cámara oculta «se basa en un ardid o engaño que el periodista despliega simulando una identidad oportuna según el contexto», y lo declara constitucionalmente prohibido.

Y yo que creía que el final del periodismo vendría acompañado de la muerte del papel.

post

Vota a Trisco

La semana pasada pude sacar un hueco entre el curro y mi asistencia a uno de los magníficos cursos gratuitos de diseño de Ceade para volver a fotografiar a mi compañero Jesús Rodríguez (@trisco), con motivo de su estelar candidatura a la Presidencia del Gobierno.

Ahora que tanto se estilan las parodias en Twitter, no está de más aclarar que Jesu es candidato de Ciudadanos de Centro, un partido imaginario que busca abrirse hueco en… el Máster de Comunicación Institucional y Política que ofrece la Universidad de Sevilla.

Profesionalmente, me alegra haber resuelto de manera más o menos decente un aquítepilloaquítemato en toda regla gracias a mi 50mm/1,8, una de las mejores compras que hice para mi Nikon. Y, personalmente, alegra que se acuerden de uno para cosas como ésta.

La recogida ‘preventiva’ de basura en Sevilla

Va por 5.208 visionados en Youtube y por los 1.527 votos en Menéame. Pero no, no ha sido esta difusión la que ha llevado a la palabra contenedores a ser el tema del momento en Sevilla, según TrendsMap. Ha sido el alcalde hispalense, Juan Ignacio Zoido, quien ha incendiado la red al acusar, desde su perfil en Twitter, a los propios usuarios por un «mal uso de los contenedores». Es la mejor excusa que ha podido dar para justificar y reconocer que los residuos orgánicos y reciclables se mezclan en la recogida de basura de la Alameda de Hércules, después de que los vecinos lo hayan separado.

Tuit eliminado por el equipo de Zoido

Tuit eliminado por el equipo de Zoido

Nada más despertar, me encuentro con que el alcalde anuncia desde su perfil que se ha iniciado una investigación al respecto. Sin embargo, antes incluso de tener una confirmación, insinúa en el mismo tuit que “puede ser por avería de soterrados o camiones, o por negligencia de operarios”. Extrañado por tal acusación velada, intento retuitearlo, sin lograrlo. Había sido eliminado.

Al parecer, a su equipo le pareció más oportuno optar por: «Vamos a investigar esto […] para ver cuál es el motivo». Por fortuna, existen las capturas de pantalla también en los móviles. Tras la expectación generada, el alcalde hizo pública, por fin, la conclusión de tamaña investigación: «Confirmado. Se debe a la contaminación por basura de los envases. No se han usado adecuadamente y se han contaminado envases».

La reacción no se hizo esperar. A lo largo de esta mañana de domingo, términos como el mencionado contenedores, reciclaje o la etiqueta #túreciclasellosmezclan se fueron sucediendo como trendings locales. No es para menos. El responsable de la cuenta de Zoido decidió salir de este jardín por donde más barro había.

Tras señalar a los operarios, apuntó que «todo es debido a un mal uso», para después pedir «colaboración a los vecinos para que hagan un buen uso de los contenedores separando adecuadamente los residuos». Es decir, los ciudadanos son los responsables de que la empresa de recogida de basuras, Lipasam, no realice la recogida selectiva de basuras. Es lo que podríamos llamar la recogida preventiva de basuras.

 

¿Cómo pueden saber los operarios, in situ, que el contenedor está contaminado en un 30%? Fácil: «En ese punto en concreto los contenedores se contaminan siempre». Entonces, ¿para qué hacer el esfuerzo de recogerlos por separado, si «la planta recicladora no lo acepta»? Aunque pensándolo bien… ¿cómo pueden probar que los vecinos no separan los residuos, si a la planta ya llegan mezclados?

Si ya es difícil demostrar «cómo se echan todo tipo de residuos en el de envases», peor aún es intentar solucionar una crisis de credibilidad como ésta desde un acto de Nuevas Generaciones del PP en Dos Hermanas, por mucho equipo de community managers que haya detrás de una Blackberry. Máxime cuando, en ese mismo instante, los vecinos acusados de falta de «colaboración ciudadana» se encontraban plantando árboles en la Alameda con sus propias manos.

lamiradarevoltosa.blogspot.com

lamiradarevoltosa.blogspot.com

El respeto al lector de Enric al citar a las fuentes

Leo con preocupación el relato que Enric González, desde Jerusalén,  hace sobre la masacre que está cometiendo el Gobierno sirio sobre su pueblo. Y llegado el séptimo párrafo, pego un respingo y me abstraigo, como lo hace el cirujano ante la vida del paciente que tiene entre manos, para quedarme sólo con el método.

Atentos a la forma que tiene el maestro Enric para citar a las fuentes (las negritas son mías):

Una fuente de Hezbolá en Beirut, simpatizante de Bachar el Asad pero habitualmente bien informada sobre la crisis siria, definió el bombardeo como “un hecho lamentable pero provocado por los propios rebeldes”. Esa fuente explicó que durante el viernes se sucedieron las operaciones de hostigamiento contra posiciones del Ejército dentro de Homs, y que las fuerzas rebeldes del llamado Ejército de la Siria Libre, compuesto principalmente por desertores, lograron secuestrar a más de una docena de soldados. Eso habría provocado, de acuerdo con esa versión, una “reacción furiosa e incontrolada” por parte de las tropas gubernamentales apostadas en las afueras.

No encuentro forma mejor de poner en situación al lector que ésta. Oculta lo básico y sintetiza el contexto para, finalmente, insistir en la presunción de la versión. Una muestra magistral más del respeto por el lector que se está perdiendo con el periodismo de rumore, rumore.

Turismo natal

Viernes flamencos 2011, con Juan Moneo "El Torta"

Viernes flamencos 2011, con Juan Moneo “El Torta”

Ha pasado ya casi medio año, y ha tenido que recordármelo mi hermano para que le terminara echando cuenta. El pasado agosto estuve pensando, y aún sigo haciéndolo, que somos muchos los que nos maravillamos cuando viajamos a otras ciudades, o a conocer otras culturas, pero sin embargo, somos poco conocedores de nuestra propia tierra.

Sé que hay honrosas excepciones, pero mi caso cae del lado infame del que no conoce el suelo que pisa. Por ello, tomé la determinación avisar a algunos amigos y proponerles hacer una visita turística a Jerez de la Frontera. Y el denominador común fue el comentario “no venía a aquí desde aquélla excursión, con la escuela”.

Aunque en el programa inicial entraban las visitas a algunas de las iglesias más emblemáticas de la ciudad, decidimos dejarlo para otra ocasión, al igual que la visita al zoo. De todos los jerezanos es bien conocido que en agosto, con el calor, los monos duermen la siesta en vez de mearle encima a los visitantes, y así es más aburrido.

Una manera de conocer más a fondo la ciudad la supuso para mí el realizar, durante tres meses, mis prácticas en La Voz de Jerez. Desde allí pude enterarme de que el Alcázar duplicaba su espacio visitable, y desde entonces estaba loco por ir a verlo. Y no me defraudó, pero las prisas no me hicieron disfrutar la visita como quisiera. A pesar de ello, pudimos contemplar una panorámica de toda la ciudad gracias a su cámara oscura.  Read More

El obispo de Jerez, sobre la acampada de dependencia: «Aquí no se está muriendo nadie de hambre»

Me despierto con la noticia de que las auxiliares de ayuda a la dependencia en Jerez, que llevan desde principios de semana acampadas para exigir el cobro de las cuatro nóminas que les deben, han decidido seguir adelante pese al frío.

Gracias a Dios, según recogen algunos medios locales, la plantilla «ha recibido la visita del obispo de Asidonia-Jerez, José Mazuelos», que  se ha acercado «a la puerta del Ayuntamiento para hablar con las trabajadoras de Acasa».

Lo que no recogen esos mismos medios, ni ningún otro, es que Mazuelos acudía a una reunión  para pedirle al Gobierno Local que asuma el coste de los palcos de Semana Santa.

Gracias al hombre existen las redes autocomunicativas, y a través del blog de uno de los afectados uno se entera de que el obispo de Jerez considera que «aquí no se está muriendo nadie de hambre». Pero, en todo caso, ofrece el comedor de El Salvador por si alguien tiene «una necesidad extrema».

«No salimos ni en los periódicos. Sale todo el mundo menos nosotros», se le oye decir a una de las acampadas. «Mañana vais a salir, con el obispo», le responde en tono burlón. Y vaya si salieron. Otra cosa es que fuera como ellas esperaban.

Quero, precandidato a la secretaría general del PSOE: «Esto no es una fiebre pasajera que nos ha entrado a las bases»

El aspirante a candidato a la secretaría general del PSOE considera que la propuesta Bases en Red «es un estado permanente» que «llegará adonde llegue» en el 38 Congreso socialista que se celebra el próximo fin de semana en Sevilla.

El socialista Antonio Quero, aspirante a competir por la secretaría general del partido durante el congreso que arranca este viernes en Sevilla, ha explicado las propuestas del movimiento Bases en Red para hacer del PSOE un partido «más abierto y participativo».

En una entrevista realizada por Gregorio Verdugo y con vídeo a cargo de Juan Blanco, el precandidato asegura que la iniciativa no surge como una «fiebre pasajera», sino que es un «estado permanente» dentro del partido, «una marea que está subiendo» y que «llegará adonde llegue» durante este 38º Congreso del PSOE.

La música de cabecera es de David Arellano. También disponible en Blip.tv.

La casilla para la ciencia y la conciencia

http://resistencianumantina.blogspot.com

http://resistencianumantina.blogspot.com

 

Va por encima de las 77.500 firmas, y subiendo. La recogida de firmas que pide una casilla en la declaración del IRPF para donar el 0,7% de nuestros impuestos a la ciencia no para de crecer. Eso por no hablar de mi muro de Facebook, o de cada nueva entrada en mi línea temporal de Twitter. Su éxito es lógico, ¿quién no va a querer que se destinen más ingresos a la ciencia? Sin embargo, la iniciativa peca de favorecer un peligroso precedente: el de hacernos creer que la investigación científica puede sobrevivir con la caridad.

Para terminar de cargarnos el método científico, haré un cálculo con la cuenta la vieja. Si cada uno de los firmantes estuviera dispuesto a donar el 0,7% de su retención y, siendo optimistas, estuviéramos hablando de mileuristas con una retención en torno a los 4.000 euros, daría como resultado que la ciencia recibiría un total de:

77.500 personas * 0,7 / 100 * 4.000 € = 2.170.000 €

Algo más de dos millones de euros. La propia petición original habla de que sólo el recorte en I+D+i anunciado por el Gobierno es de 600 millones de euros, y de que el presupuesto para 2011, de 8.600 millones, “era ya un 8% menor que en 2010, a su vez 15% inferior que el de 2009“. Creo que me quedo corto si digo que estamos hablando de migajas.

Esta misma mañana escuchaba en En días como hoy de RNE una entrevista a Cristina Ponce, la impulsora del Proyecto Paula. Esta loable iniciativa ha conseguido recaudar la nada despreciable cantidad de 7.000 euros para que el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia vuelva a contratar durante cuatro meses a una científica que investiga la diabetes, enfermedad que padece su hija. “Dan para tres o cuatro nóminas, que por cierto, tampoco es un dineral lo que cobra la investigadora”, acierta a decir Juan Ramón Lucas. Concretamente, 1.750 euros brutos. “¿Y después?”.

Si seguimos transmitiendo la idea de que la ciencia y la investigación depende de la caridad de gente voluntariosa, y no de valientes políticas de inversión estatal y de científicos bien pagados, vamos a acabar rezando para tratar de curarnos el cáncer.

Gabilondo: “El modelo en el que vivimos es una estafa piramidal”

Buscar “una buena pregunta” para obtener la mejor respuesta ha sido, como no podía ser de otra forma, el método elegido por el veterano periodista Iñaki Gabilondo para exponer este miércoles al abarrotado auditorio del primer Foro UGT Sevilla del año cuál es su particular visión de la situación económica actual. “La pregunta ‘cuándo saldremos de la crisis’ es una falsa pregunta”, no ha dudado en señalar el histórico locutor de la Cadena SER. “Viene a querer decir que nuestro mundo normal es el que teníamos antes”, ha aclarado, y “no regresaremos nunca”.

Más en Sevilla Actualidad

Así comienza mi primera colaboración con el diario digital Sevilla Actualidad, donde grandes compañeros de carrera sacan día a día adelante un proyecto cada vez más consolidado y, cada vez, de mayor referencia.

Para mí ha sido todo un honor poder matar el gusanillo de la información diaria con esta pieza sobre la ponencia que el periodista vasco Iñaki Gabilondo ofreció ayer en la sede de UGT Sevilla, por lo que agradezco enormemente la oportunidad que me ha brindado su director, mi amigo Christopher Rivas.

Por supuesto, le doy las gracias también a Gregorio Verdugo por avisarme de estas cosas. Estoy deseando ver su vídeo, “un total largo”, como se merece Iñaki, dice él. Mientras tanto, ahí va mi totalito:

Mi amigo, el gorrilla

Foto: Rafael Tovar (CC)

Foto: Rafael Tovar (CC)

Cada vez que me ve, me saluda. Yo le devuelvo una sonrisa complaciente, la misma que le lanzo al vecino cuando me toca sacar la basura. Porque en el fondo, no deja de ser uno más del barrio con una forma de vida un tanto peculiar. Se llama Juan como se podría llamar Micael, porque no es sino otro de los tantos personajes que se dedican a ofrecernos su asesoramiento cuando intentamos aparcar el coche. Juan es gorrilla.

Coincidimos a la hora de fichar en el trabajo, y aunque son pocas las veces que he de mover el cacharro, siempre me pregunta por cómo estoy, por mi pareja, o por cuándo volveré a irme de vacaciones. No parece importarle que ocupe semanas enteras una plaza de automóvil por la que está perdiendo dinero. Incluso, más de una vez, me ha devuelto la sonrisa cuando no llevaba encima suelto que darle.

Al finalizar mi media jornada, la cosa cambia. Es es aquí donde, lo que podría llegar a ser un bonito perfil humano, de una de esas vidas peculiares que tanto nos gusta retratar a los periodistas, se torna oscuro. Es entonces, al no verle por mi calle al volver a casa, cuando deduzco que su sol a sol particular es probable que haya acabado convertido en un sol y sombra.

Es en ese momento cuando me paro a tantear, y oteo al menos un centenar de espacios rotatorios ocupados por otros tantos coches que, cuando realmente lo necesito, no me permiten aparcar el mío. En las horas en las que yo he estado trabajando, no hay duda de que, cuanto menos, la mitad de ellos ha generado beneficios positivos para mi amigo. Y es entonces cuando me cabreo, y hago cuentas.

Con sólo haber ayudado a estacionar a 40 clientes, y suponiendo que sólo una decena de ellos se haya negado a sufragar con un euro su actividad, el emprendedor de mi amigo el gorrilla ha conseguido ganar lo mismo que yo en menos horas. Limpios de impuestos. Todo, sin tener que pagar tasas de circulación, matriculación o combustible, y sin que le retengan IRPF alguno en la nómina.

Por ello, no puedo evitar sonreír al acordarme de que soy “libre para aparcar“, que soy yo el que tiene que poner de su parte para erradicar esta práctica y no pagarle. Al fin y al cabo, cada euro que le doy por algo que ya he pagado no genera impuestos. Las horas de taller, el cristal y los espejos rotos, sí. Las multas a los insolventes y el dinero requisado, también.

Al gimnasio

Nunca me ha importado demasiado mi forma física. De pequeño tuve que elegir entre el fútbol o la guitarra para no entorpecer mis estudios (sobre esto último no había elección), y me quedé con las seis cuerdas. Luego, al descubrir lo fácilmente que uno engorda, decidí que elegir entre una cosa u otra no siempre es bueno, puesto que se pueden llevar muchas cosas adelante a la vez.

Desde que dejé el deporte ya en la categoría de benjamines, no he sido capaz de mantenerme en buen estado. Adelgazo y engordo de forma aleatoria a golpe de estrés laboral y estudiantil, y hasta ahora no me preocupaba demasiado. Sin embargo, desde que mis últimas experiencias laborales vienen acompañadas de un determinado número de horas postrado en un sillón, he pasado a sentirme tremendamente oxidado. Y es por eso que hace un par de meses decidí, como dice Javier Bolaños, apadrinar un gimnasio.

Ahora me enfrento cada día al reto de ir, aunque sea por la sencilla razón de que lo he pagado. Pero mi cerebro me engaña, como a un fumador la nicotina, para que no vaya. “Hace frío”, me dice. “Tienes cosas más importantes que hacer, como… actualizar tu blog”. Pero hoy me he acercado a saludar a mis excompañeros de El Correo de Andalucía, y me he acordado de lo periodista que me sentía entonces, de la Carmen Rengel de antes y de la de ahora, y de lo canijito que estaba por entonces de patearme las calles de Sevilla para contar historias. Pero sobre todo, me acordé de Morenatti.

Golpe de €stado

Ana Belén Cantero Paz (CC)

A principios de este mes, uno de los máximos responsables de que Grecia maquillara sus cuentas para entrar en el euro, Mario Draghi, logra alzarse con la presidencia del Banco Central Europeo.

Coincidiendo en el tiempo, el primer ministro heleno, Yorgos Papandréu, decide convocar un referéndum. Pocos días más tarde y tras la presión internacionalpresenta su dimisión y cancela la consulta popular.

Hoy, sólo diez días después de haber dado comienzo esta espiral de sucesos, el que fuera vicepresidente del BCE y, previamente, presidente del Banco de Grecia, Lucas Papademos, es nombrado nuevo primer ministro interino del país.

Desde este momento, se puede decir que la península helena ha pasado de ver vulnerada su soberanía a, directamente, ser invadida.

Vídeo reportaje ‘Somos lo que comemos’

Somos lo que comemos. Se trata de un reportaje sobre alimentación ecológica creado por Fernando López, Marta Gómez, Raquel Cordón, Beatriz Carretero y servidor para la asignatura Técnicas y Procesos Audiovisuales de la Facultad de Comunicación de Sevilla

Mi trabajo consistió en el montaje, la post-producción, la selección musical y la coescritura del guión. La verdad es que me lo pasé muy bien haciéndolo, trabajando con muy buenos compañeros. Ahora que tengo más tiempecito, voy a ir subiendo cositas a toro pasao en las que haya participado. Ojalá se den prisa pronto mis dos directores noveles favoritos y pueda enlazar desde aquí también mi colaboración en dos cortos.

 

Políticos en red: Jerez 1 – Sevilla 2.0

No logro dar con el autor, pero hoy mismo leí en mi timeline una frase similar a ésta: “Lo de Alejandro Sanz demuestra que no todo el mundo tiene por qué estar en Twitter“. Cuánta razón.

Con la popularidad de esta red, y bajo la excusa del si no estás no existes, son muchos los que buscan apuntarse el tanto de las nuevas tecnologías. Algunos se suben al tren; otros se montan al carro.

En el caso del conocido cantante, su popularidad se ha visto mermada por meterse en unos berenjenales que no se podían cruzar en unicornio desde Miami, como ya pasara con el conocido caso de Dani Martín, de El Canto del Loco. En ambos casos, el perjuicio que les pueda causar esta aventura guardará una relación muy estrecha con el nivel de cercanía al que esta gente vive de la realidad.

Sin embargo, hay un campo de la sociedad en el que el buen uso de estas herramientas se hace casi necesario: el de la política. Las estrategias de #oGov, o bien de campaña pura y dura, llevan ya bastante tiempo lanzando a los políticos y sus equipos a raspar el mayor número de votos de un sector que es ya, de por sí, bastante crítico: el de las redes sociales. Y de su mayor o menor fortuna es lo que pretendo exponer a través de una serie de paradigmas según varios perfiles de políticos en red en el marco de dos de las ciudades de mis amores: Sevilla y Jerez de la Frontera.

  • La ausente y la mano negra. Hay un aura en forma de hashtag que denota su presencia, pero no es ella. La líder de la oposición en Jerez, María José García-Pelayo, está, pero no está, pero estará. Las riñas con la anterior van a ser divertidas.
  • El inmatable invisible. Aunque alguno creyera que está, no está. Tampoco en Twitter. Pedro Pacheco, también ahora en la oposición jerezana, carece de perfil propio. Una pena, la verdad.
  • El bloguero empedernido. Su bitácora se actualiza prácticamente a diario, y el hecho de que muchas veces la use para defenderse de ataques mediáticos hace pensar que lo suyo no es meramente coyuntural por la cercanía de las elecciones, sino que se trata de una verdadera válvula de escape. Me refiero al primer teniente de alcalde y delegado de Infraestructuras para la Sostenibilidad en Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos. Con sus ideas se podrá estar más o menos de acuerdo, pero su política a la hora de gestionar sus recursos digitales es incuestionable:

Yo soy el responsable del blog, quien lo administra y quien lo modera. Como dije a todos los asistentes al evento, éste –como sabéis los que me seguís habitualmente- es el lugar en el que me expreso con más libertad y donde explico los asuntos que me interesan, ocupan y, en algunos casos, preocupan. El contenido del facebook es supervisado por mí, pero la gestión más directa y continuada la hace gente de mi equipo. Expliqué que es algo que no termina de convencerme, pero es la única manera de tener la cuenta actualizada, porque si no tendría que prescindir de esta herramienta. De hecho, hasta hace un tiempo nadie me ayudaba y el resultado era poca actividad. Creo que era necesario recibir esta ayuda y así podrán dinamizarse los contenidos. En el caso del Twitter, queda claro que no tengo cuenta personal y la que existe la gestiona la organización.

Estos políticos en red sevillanos nos ganan por goleada: Jerez 1 – Sevilla 2.0. Pero los jerezanos nos vamos a divertir mucho más.

Más kilómetros

El pasado viernes me levanté hacia las 6:50 horas de la mañana, pero no desayuné hasta cerca de las doce. En total  serían unas diez copas de buenos vinos del país. Todo por trabajo.

El postre me lo tomé a las 19:30 mientras estiraba las piernas en el descanso del viaje en bus que me llevaba a Granada. Casi lo pierdo. 419 kilómetros.

Dos días después, tras cuatro horas y media y 419 kilómetros más de vuelta, el pasado domingo me dispuse a dormir algo para así tratar de evitar un accidente: a las 8:00 de la mañana conduje por vez primera el Opel Astra de la empresa hacia Aranjuez para recoger a mi compañero. 53,8 km.

Y de ahí, al noroeste de Murcia. 347 kilómetros al volante, unas decenas más por la zona, y algo menos a la vuelta, ya por puro agotamiento.

He metido la sexta marcha por primera vez en un coche. He dormido en un hotel con cama doble para mí solo. He usado, también por vez primera, un ascensor de coche. Dos veces, la segunda de ellas con los retrovisores plegados por necesidad. He adelantado a una ambulancia.

Son las doce de la noche de un intrépido martes. A las 4:00 horas de la mañana del día que ahora comienza, pondré rumbo a pie hacia la plaza de Cibeles. Un bus me llevará entonces al aeropuerto de Barajas para tomar un avión hacia Jerez. Tras desayunar con mis padres, cogeré un tren que me llevará a Sevilla. Y de Santa Justa, un autobús hacia la Facultad de Comunicación.

Tengo un examen de Estructura de la Información a las 18:30. Y no estoy estudiando.

¿Socibús o AVE?

Hace tiempo que no lo hacía, pero me gusta viajar en bus. Para ir a Madrid desde Sevilla sólo hay tres opciones si no quieres tirar de lo privado: AVE a 83,30 euros por trayecto, avión por 198 y el Socibús, al que un buen amigo llama ingeniosamente Sufribús.

Hasta ahora, en mi corta experiencia he podido probarlas todas, casi por tierra, mar y aire. Pero siempre con truco: por raíl con ofertas web y Estrella, en bus a pelo, y sobre vuestras cabezas hasta llegar al Jerez de mis amores gracias a Ryanair, para luego pisarlo unos 15 minutos y desplegar las velas después hacia Híspalis en un regional de Renfe.

Viajar con descuento te recuerda por qué no pagas por el precio completo. Las hordas de sevillanitos de pelonido del AVE, vociferantes celular en mano, son equiparables a una legión de seguidores de un triunfante Rayo en avión. Sin embargo, el bus es honesto.

No hay trampa ni cartón: cuesta 20 euros porque el viaje es una paliza de seis horas, y cuesta 20 euros porque Socibús ostenta el monopolio del low cost sobre ruedas. Coges el bus a la una de la madrugada y tratas de dormir como puedes para poder llegar, ducharte y rendir bien en el trabajo. Por eso a ninguno de los trabajadores españoles, de origen africano, asiático o sudafricano, ni a los jóvenes estudiantes que ocupan plaza aquí, se les ocurriría romper a gritar por un Iphone o a celebrar la victoria de equipo alguno. Será que el respeto ni se compra ni se vende.

Diógenes digital

Desde anoche mi móvil se llama Froyo, de apellidos SamdroidMod-2.0.1-alpha8.5. Fue el pasado verano, mientras trabajaba en La Voz de Jerez, cuando fui consciente de que necesitaba un smartphone si me quería acabar dedicando a lo que actualmente me dedico. Lo tenía muy claro: nada de ataduras y nada de I(diot)phones. Así que pagué laicamente los 49€ que costaba mi Samsung Galaxy Spica i5700 y di el salto al bono 8 de Yoigo.

A pesar de mi siempre utópica apuesta por el software y la creación libre, el balance volvió a ser negativo. Hasta ayer. El lastre del fabricante siempre pesa, y entiendo su punto de vista: fabricas un móvil, alegas obsolescencia del hardware y obligas al consumidor a comprarse uno nuevo. Pero al igual que en la industria cultural –la copia privada sin ánimo de lucro es legal, la copia privada sin ánimo de lucro es legal-, de nada sirve intentar ponerle puertas al campo. Hoy, gracias a la voluntad de un chico ruso y sus amigos puedo disfrutar de un aparato que no sólo soporta perfectamente el nuevo software, sino que saca lo mejor de mi móvil. Algo que Samsung ni quiso, ni quizás pudo hacer.

Uno de mis nuevos compañeros de piso me comentaba, cómplice, que a él también le gusta «cacharrear». En el trabajo, otro colega me preguntaba que por qué tenía ese hobbie de rescatar viejos ordenadores, mejorarlos y adaptarlos a un uso actual. Lo reconozco, soy un diógenes digital. Hace poco sostenía un enardecido debate acerca de por qué prefiero saber qué tengo entre manos antes de que me lo envuelvan en un paquete blanco. Supongo que los ordenadores son mi Gran Torino del ’72 en el siglo XXI: un objeto que cuidar y venerar en casa, porque sí. Con una cerveza en la mano y un trapo en la otra.

Olor a nuevo: comienzan mis prácticas en ‘El Correo de Andalucía’

Como muchos ya sabéis, la misma tarde del día en que finalicé mis prácticas en la radio, Diego Suárez me presentaba a la redacción del diario que codirige y las instalaciones en las que se emplaza. El objetivo de ese afán por proseguir con la realización de prácticas en distintos medios no es otro que el de evitar lo que me sucedió en mis primera incursión en un medio, cuando, a lo largo de algo más de un mes, opté como un idiota por mantenerme a la espera de que las noticias me cayeran y que me fuera concedido un hueco en el informativo.

De todo se aprende, y en esta ocasión he preferido coger las riendas, aunque eso signifique echar en la redacción más horas que un bombero. El medio es nuevo para mí, y a pesar de que la prensa escrita era mi prioridad desde un principio, la forma de trabajar es totalmente diferente. Resulta bastante ilustrativo un ejemplo: en una rueda de prensa, mientras una compañera de radio se limitaba a marcar los cortes de voz en su minidisc, yo trazaba como loco mi mejor letra de médico sobre el papel. La envidiaba en un principio, pero al final del día os puedo asegurar que no.

Aún huelo a nuevo, pero no es mi intención que el hedor perdure demasiado. Desde el miércoles que empecé, pese a que estábamos a una semana del inicio de los exámenes, me paso el día entero en la redacción. No soporto tener la herramienta y no poder usarla por desconocimiento, o por falta de costumbre. He de cogerle el embrague al asunto, pero el esfuerzo comienza ya a dar sus frutos, algo que veréis próximamente por aquí. Porque es esa mi intención, porque para eso sirve la sección molesquín. Para que, en un futuro, pueda mirar atrás y reírme de mí mismo, de lo malo que era. Y eso sólo podrá significar una cosa: que habré mejorado.

De la escaleta de Canal Sur Radio al planillo de ‘El Correo’

«Se acabó», comenzaba yo hace poco más de tres meses. «La falsa ilusión de estar trabajando en plantilla con un gran grupo de profesionales se ha desvanecido». Y así, como cuando intentas dormir rápido tras despertar de un dulce sueño para intentar recuperarlo, volví a estar entre capuchinsquis.

Esta vez, en cuanto el sueño comenzó a remitir me curé en salud. No me importó que inicio de unas nuevas prácticas se solapara con el fin de las anteriores, y confiaba en que a las administraciones universitarias y a los gerentes de la nueva empresa hicieran lo propio. El resultado es que esta tarde termino mis prácticas en Canal Sur Radio y, en menos de dos horas, doy arranque a mi andadura en pruebas por El Correo de Andalucía.

No estoy triste, sino justo lo contrario: ilusionado. Son tantas las buenas palabras que me han llegado acerca de la nueva redacción y sus gentes que es imposible no estarlo. Puede que ellos a mí aún no me conozcan tanto, pero por fortuna, cuento con una buena carta de presentación.

La hora de la despedida

La voz de Jose Manuel de la Linde suena, al igual que cada mañana mientras intento despegar mis pestañas, como fibras de velcro superpuestas sobre mis ojos. Ya sé cómo pinta el día, pero nada logrará hacerle frente a la agenda. Paula, quizá consciente de que es mi última jornada en la radio, se encarga del café y me cede el turno en la ducha. Y antes de entrar, me afeito.

«Tengo una imagen que ofrecer a la gente de El Correo», bromeo cuando se percatan de ello en la redacción de Canal Sur Radio, y de mi corte de pelo. Valentín desaparece, y me deja solo frente a la escaleta. Dos de los temas llevan mi nombre, y ya estoy tardando en irme al Laredo. «Pregúntale al García por las setas de la Encarnación», apunta Linde. «¡Gracias!», me despido.

Llego con tiempo a una sala de prensa vacía y me dirijo casi con nostalgia hacia las cabinas. Pero pronto aparece una compañera de RNE que evita la aparición de sentimientos azucarados. Y arranca una rueda de prensa más, con otra historia ya contada, aunque con la buena voluntad de siempre. Al otro lado, amigo, necesitamos carne.

Faltan veinte minutos para la siguiente rueda: lo justo para un café y una media con jamón. Me da tiempo incluso a escribir la crónica de la anterior. ¿Cuál era el corte bueno? Recuerda lo que te dijo el Bola: el minidisc al dos, que si no entra sobrealimentado. Y llega el otro, como siempre, con el retraso propio de quien necesita arañar redactores rezagados de la anterior rueda. Mierda, se me va a hacer tarde, y lo más seguro es que me llamen para la crónica. Efectivamente: suena el móvil, pero ya estoy en la cabina. «Te entro por la RDSI, ¿vale?». «Estupendo», se oye al otro lado de la línea.

No me llaman. Joder, no me llaman. Son y siete y no me llaman. Tengo las dos crónicas escritas y el corte listo. Tacho esa línea porque no se entiende. «Juan, apaga el minidisc». «¡Pero si no está encendido!». Ay, madre. «Te estamos escuchando… ¡dale paso a Marisa, que el Ayuntamiento no está pinchado!», oigo. «¿Qué estaré haciendo mal?”, pienso. Y entonces suena la RDSI.

«Teníamos pinchada la Casa Rosa, Juan. Por eso no te escuchábamos». Bueno, no pasa nada. Como dijo Valentín, mientras de puertas para afuera no se oigan los problemas, todo marcha bien. Sacar los cortes y escribir mi texto. «Marisa, ¿cómo trenzamos esto?», pregunto. «Llama a Nieves». Diego no lo coge, pero en el Ayuntamiento sí responden: «No, esperaremos a ver las noticias y entonces ella verá si da respuesta». Como quieras. A la mierda, paso a corte.

Son ya las menos veinte. En verdad… si no vamos a dar esto, saco otros cortes y dejo los de antes para la tarde. Suena mi teléfono: «¿Juan Blanco? Nieves quiere contestar». ¡Gracias por atendernos! «¡Valentín, ya tienes el corte en preproducción! ¡Enseguida te lo escribo!». (¡Mierda! El tráfico, ¿Marisa? ¿Nuria? Joder). «Toma, aquí está el pasito a Nieves. ¿Tienes el tráfico?». Siéntate, me dice.

Llega la última noticia y me la pasa, como las otras, con una marca hecha a boli. Se ríe, y yo, nada más leerla, me parto. Perdónenme los oyentes.

(Jamás me cansaré de decirlo: gracias)

Las Salvajes representan esta noche una función benéfica en Guadalcacín

La compañía Amigas del Teatro “Las Salvajes” vuelve a su pueblo de origen tras el éxito del estreno y después de haber pasado por Estella del Marqués, La Barca, Rota y Tarifa.
Foto: Paula Velasco | paulavelasco.com

 

Lo hacían por amor al arte, y esta vez lo harán por amor al prójimo. Las 14 mujeres aficionadas al teatro que representarán esta noche la obra Las Salvajes tienen las miras puestas en un sólo objetivo: volver a llenar el Teatro Municipal de Guadalcacín. Este impetuoso empeño obedece a que la taquilla que hagan hoy irá destinada íntegramente a beneficio de la asociación de Familiares y Amigos del Discapacitado FADIS.

Read More

A tu bola: son ilusiones

A tu bola se acabó y era normal. Nadie puede quejarse ni sentirse engañado porque todos sabíamos que la lógica imperaría. Ya avisamos en su día, que nuestro camino era corto y que lo divertido era convertir cada show en el último. Nos hemos reído mucho durante 266 programas. Una barbaridad teniendo en cuenta que no era el lugar apropiado para un espacio como éste.

Síndrome de Estocolmo“, de David Gallardo

El folio en blanco puede ser una condena o una bendición según quien sea el que lo tiene enfrente. Y existe una especie de profesional radiofónico al que el guión le estorba, al que le bastan su voz y sus ideas para dar cuerpo a un programa intangible. Así surgen la  pasada y efímera La hora de la Navidad, con Valentín García, pero también productos que parecían consolidados, como A tu bola. El programa de los daviles, el Gallardo y el Hidalgo, nos ha regalado momentos de auténtica magia radiofónica a una hora que no lo era tanto.

Y ahora cae de la parrilla de Canal Sur Radio.

Sin embargo, al igual que las pérdidas en la plantilla, uno se alegra cuando sabe que el cambio será a mejor para los afectados. El horizonte es amplio, y es una maravilla tener más camino hacia adelante que a la espalda.

Mucha suerte, compañeros.

Entre ‘capuchinsquis’: vuelvo a la radio

Cuando Marisa Gallego se enteró de que daba un concierto con mi grupo, dio parte de ello a David Gallardo. Días más tarde, concretaría la invitación con mi paisano. Entretanto, mientras nuestra intervención llegaba, tanto Alberto Reviriego como Fernan López me llamaban desde la redacción para reclamarme contactos de mi agenda. Finalmente se produjo la intervención en A tu bola, el programa de los daviles: el Gallardo y el Hidalgo.

Al poco de comenzar la entrevista, Pilar Pastrana me llamaba desde afuera de la pecera para darme la noticia. Más tarde, sería Valentín García quien la propagara a los cuatro vientos. José Manuel de la Linde y José María Humanes me felicitaban. Javier Bolaños me impedía volver a la radio con mis pintas habituales, y me instaba a disfrazarme de periodista. Hoy se ha hecho certeza. Vuelvo a trabajar en la radio, aunque lamento no poder compartir mi puesto con Mar Urbano y con Marta Rodríguez.

Desconozco cómo logra uno ser buena persona, pero en periodismo ando últimamente rodeado de maestros. Va por todo aquel que hace suya la cita, porque está comprobado que «Para ejercer el periodismo ante todo hay que ser buena persona».

Naked NaNa, grupo invitado en ‘A tu bola’, de Radio Andalucía Información

Los componentes de Naked NaNa se someterán al tercer grado del jerezano David Gallardo

Tras la Cicciolina, ahora le toca el turno a Naked NaNa. Será mañana jueves, a partir de las 12:15, cuando los naked se dejen caer por los micrófonos de Radio Andalucía Información para ser entrevistados por el equipo de A tu bola. En la intervención tendremos la oportunidad de escuchar en acústico alguno de los temas que también formarán parte del próximo concierto de este sábado en la Sala Chicote (antigua NYA). Además podrá escucharse, en primicia, algún adelanto de las nuevas canciones que Naked NaNa está grabando bajo la producción de Maleso.

¿Te lo piensas perder? Sintoniza A tu bola en Sevilla en el 93.4, en Jaén en el 91.6, en Jerez en el 99.4 o desde cualquier otro municipio de Andalucía o del mundo a través de su web. No tienes excusa.

Acaban mis prácticas en Canal Sur Radio: toca poner en orden la escaleta

Se acabó. La falsa ilusión de estar trabajando en plantilla con un gran grupo de profesionales se ha desvanecido. Tal como vino se fue, de la mano de los últimos días de un limitado periodo de prácticas. Ahora toca poner en orden la escaleta.

A lo largo de estos tres meses he tenido la oportunidad de ilusionarme. De recibir una noticia de impacto dos minutos antes de iniciar un informativo, justo en el día en el que la mitad de la redacción se iba de vacaciones. De descubrir que me encanta la radio, pero que todavía no lo sabía. De descubrir lo que dan de sí las horas, los minutos y los segundos. De escoger de entre 3.600 tan sólo 20 segundos. De saber que en radio hay que escribir en presente, y como mucho, en pretérito perfecto compuesto. De saber qué es humo y  qué chóped (y qué un chiscotazo). De acordarme de Bécquer y de Garcilaso en cada reunión matinal. De saber que otros modelos de familia no sólo son posibles, sino que son ejemplares. De demostrar que, aunque en el fondo sea vulnerable ante determinadas informaciones, me va el humor negro, negrísimo. De estremecerme, de pisar macabros escenarios y de ser consciente de lo que es una muerte horrible, pero también de saber qué se siente cuando descubres que un corte que tú y sólo tú has conseguido suena en otra emisora (quid pro quo). De maravillarme con que sólo el género femenino en prácticas de la SER tenga-no tenga-sólounatenga la mediática gripe A. De aprobar cinco de siete a pesar de seguir acudiendo al trabajo. De pasar de sentir un pánico terrible al directo a volverme un adicto (y maldecirme por mis inoportunos noes). De valorar el poder que tienen los medios para hacer frente a las injusticias. Pero también de desilusionarme.

Hace cuatro años iniciaba una carrera con más hastío que ilusión, a decir verdad. No fue hasta cuarto hasta cuando me di cuenta, con certeza, de que quería ser periodista. Yo sólo quería escribir, ser creativo. No sé si fue por circunstancias propias o por la influencia positiva (¡por fin!) de algún que otro profesor. Lo que sí sé es que los geniales periodistas de Canal Sur Radio han terminado por clavarme la puntilla: mucho me temo que no me queda otro destino que el de ser plumilla.

Bob Dylan por rumba: “El vendedor ambulante”

Los intentos por aproximarse a las maneras del maestro del críptico verso no son pocos entre los músicos de nuestro país. De forma reciente lo intentaba el grupo sevillano Gritando en Silencio con el tema que da cierre a su primer disco (Contratiempo, 2009). Se trata de la canción “Mereció la pena”: compases dylanescos, la requerida armónica y los temas líricos que evocan a “The Times They Are A-Changing.

Los jerezanos Los Delinqüentes también lo intentaron. Para su último disco (Bienvenidos a la época iconoclasta, 2009) incluyeron un tema que guarda las formas del tejano, hasta que una tal Julieta Venegas termina tumbando este despropósito. “¿Quién es más poderoso, el aire o el fuego?” se desvincula del particular estilo del dueto de los jereles para acercarse a Bob.

Hasta un siempre genial Jose Mota, de los antiguos Cruz y Raya, se atrevió a parodiar al maestro. El título de la canción también la clava: “El hombre que puso mote a los otros hombres”. No os perdáis el rictus de este genial humorista.

Pero nada, absolutamente nada, resulta igualable a esta última exposición de las maneras de Bob Dylan proyectadas en los artistas patrios. Si hasta yo mismo, en la búsqueda de una de sus mejores canciones, confundía el título original de “Man Gave Names to All the animals” y le otorgaba el de “In the Begining”, lo del siguiente artista es, cuanto menos, genial.

De visita por el MySpace del Niño Virtudes les recomiendo que obvien, a pesar del atractivo de sus títulos, el resto de canciones, y se centren en la que ahora nos ocupa: “El vendedor ambulante“. La pieza se utilizó en un programa matinal de Canal Sur Radio para ilustrar una entrevista telefónica a un vendedor ambulante que se encontraba inmerso en pleno oficio. Mi reciente condición de becario me otorga beneficios como éste (de los que no dan de comer), por lo que pude averiguar de qué tema se trataba. Mis indagaciones previas en Internet no llegaron a buen término.

Un músico casi desconocido tenía que ser quien se aventurase a versionar a Bob Dylan a ritmo de rumba. Pero no se queden ahí: la adaptación de la letra a las cuestiones más cercanas se realiza de manera magistral. Donde Dylan dice «Man gave names to all the animals / In the beginning, in the beginning» (en un principio, el hombre le puso nombres a todos los animales), el Niño Virtudes lo adapta y dice: «Soy un vendedor ambulante / Traigo bikinis, vendo bikinis». Magnífico.

El grupo de los 40 millones: Diximedia

Con una selecta nota de prensa, emitida a través de R Comunicación en junio de 2008, se daba a conocer un nuevo grupo mediático con un gran número de ambiciosos ojos puestos en Internet. En 233grados.com nos enterábamos de cómo Dixired, la filial menor de los hermanos de Diximedia (y editora de la revista Capital), se daba a conocer de esta forma:

«Un grupo de gente que viene de sitios diversos aunque comparte el mismo objetivo: crear el grupo más importante de comunicación en Internet. Sin complejos, con convicción».

Seis meses y varios premios después (un Bitácoras y un The BOBs para el blog 233grados.com), el llamado Proyecto i, el impulso central de Dixired, sale a la luz en fase beta. Desde el 8 de abril se puede solicitar una invitación para probar LaInformación.com, que se define desde su página web como «un nuevo medio online independiente, moderno, de calidad y abierto a todos». Pero ¿quién se esconde tras Diximedia/Dixired? ¿Quién está dispuesto a aportar 40 millones de euros para «crear el grupo más importante de comunicación en Internet»?

Atendiendo a la nota de prensa publicada en el blog Audiencias, de Espacio Filmica, Dixired «es una ambiciosa iniciativa profesional de algunos de los antiguos promotores, accionistas y directivos de Recoletos». Siguiendo a la propia nota, son Juan Kindelán, Luís Infante, Alejandro Kindelán, José Manuel Rodrigo, Álex Sopeña e Ignacio Moreno los otrora directivos del grupo del diario deportivo Marca o del económico Expansión. Recoletos pasó a estar desde 2007 en manos de la italiana RCS, editora de Corriere Della Sera y también propietaria de Unidad Editorial, la empresa editora del diario El Mundo.

Al equipo de ex-recoletos se le añaden dos figuras esenciales, la primera de ellas en cuanto a tecnologías de la información se refiere. Se trata de Mario Tascón, «fundador de la edición digital del periódico El Mundo y principal responsable durante varios años de Prisa.com», según la nota de prensa de Dixired. Una descripción del mismo menos acertada es la de «el español de mayor prestigio en la Red» (sic), que como apuntan desde Loogic.com, «aún no tiene web». Para aportar mayor heterogeneidad que la que aporta esta figura procedente de PRISA, se sube al carro de la iniciativa Jaime Castellanos, según PRNoticias.es. Castellanos es también un histórico Recoletos y antiguo socio de los Kindelán, aunque cuenta con acciones del grupo Vocento.


Los nuevos tentáculos de Diximedia

La empresa renacida de las cenizas de Recoletos comenzó sus andanzas con la creación de un humilde a la par que fuerte blog: 233grados.com. Esta bitácora, que, al igual que el presente, toma el nombre y concepto de otra eminencia (en su caso, de Ray Bradbury), se anunció en su día como un «blog sobre la situación actual de los medios de comunicación», aunque poco a poco fue cediendo ante lo que parecía un proyecto más grande: LaInformacion.com.

Ahora, en su recién estrenada fase de pruebas, el ambicioso proyecto de LaInformación.com pretende aunar en un solo portal las virtudes como agregador de noticias de Meneame.net y la información más temática y humana de Weblogs SL, como ya apuntan desde Loogic.com. La filosofía de este nuevo medio se conocerá como la filosofía del triángulo.

Sin embargo, el primer proyecto de Dixired presentado a través de 233grados.com fue el de Practicopedia.com, una curiosa iniciativa, aunque ajena al mundo del periodismo.

No se debe olvidar que, además de la iniciativa digital, Diximedia sigue contando con la primera revista en papel que hubo en sus filas, Capital (como podemos saber a través del enlace directo de Diximedia en la web de AMPE).

Publicado originalmente en Aldea Global.

Olor a negro

Ponme fin es el título que un grupo de alumnos de la Facultad de Comunicación de Sevilla ha decidido poner al proyecto que tienen entre manos. El guión trasciende el papel y vuelve a él a lo largo de la trama, en una arriesgada propuesta que pretende conjugar lo mejor del cine negro con el cómic y la animación tradicional. Las ilustraciones correrán a cargo del artista Juan Manín.

El grupo, formado por Paco Álvarez, Arturo Fernández, Ismael Ossorio, Francisco Javier Soto, Paula Velasco y Rafael Vera, ha publicado ya las diversas prácticas realizadas hasta ahora en su canal de Youtube. La libérrima interpretación de Salvajes, de Jose Luís Alonso de Santos, no tiene desperdicio alguno, así como la gran banda sonora de Amazing, cuya presencia en las estanterías demandan las tiendas de medio mundo.

La cuestión es que ahora necesitan de tu ayuda. Los días 17 y 18 de marzo se celebrarán los castings de actores para la obra en la Facultad de Comunicación. Una oferta que no podrás rechazar.

[Suscripción a Ponme fin]

Revista BDGK


Descargar PDF [4,5 MB]

En una muestra del gran esfuerzo editorial que nos aventuramos a iniciar con la publicación de este primer número, nace BDGK, LA REVISTA TRIMESTRAL SOBRE LA ACTUALIDAD MUSICAL ANDALUZA que tiene al rock como eje y a sus instrumentos principales —bass, drums, guitar y keyboard, o bajo, batería, guitarra y teclado— como equilibrio entre sus fuerzas imperantes. Sabemos bien de la sobresaturación de publicaciones musicales de la que adolecen los quioscos, y es por este hecho por lo que no sólo pretendemos destacarnos, sino que lo hacemos, optando por poner un foco en la actualidad de la comunidad andaluza, sin dejar por ello de reflejar la estela que dejan tras de sí los grandes grupos y artistas nacionales e internacionales que, de visita por al-Ándalus, nos honran con su presencia.

Desde la redacción, compuesta por tan sólo por Laura Jiménez Piqué y Juan Blanco Arellano, trataremos de dar cobertura a los eventos más destacados de la actualidad trimestral dándole voz a las estrellas incipientes que surjan de nuestras indagaciones. Es el caso de Zahara, la cantautora jienense que, ahora más próxima a los senderos del pop-rock, está a punto de grabar un disco con UNIVERSAL. De un extremo al otro, el veterano guitarrista Michael Angelo muestra la cruz a ésta en todos los sentidos. El virtuoso sorprendió a propios y a extraños con el manejo de su guitarra doble al acudir a un clinic en Sevilla.

El luto en el cual el mundo del rock progresivo —a medio camino entre las dos muestras anteriores— se halla inmerso tras la pérdida del
teclista Rick Wright, conocido por su trabajo como miembro fundador de Pink Floyd, precisa de un repaso de toda su carrera, además de un merecido homenaje por cuenta del grupo sevillano Proyecto Floyd.

La heterogeneidad de estilos percutivos que se dieron cita en el pasado festival DrumFest 2008 son el complemento perfecto para cohesionar lo que pretendemos plasmar en BDGK. Bienvenidos.

Así nacía el primer, único y último número del suplemento BDGK. Elaborado de forma conjunta por Laura y por mí, se trata de un trabajo práctico para la asignatura Periodismo Cultural. De pretendida periodicidad trimestral, en un principio abarcaba los meses de noviembre, diciembre y enero, por lo que ya ha quedado un pelín desfasado.

Mesecina – Goran Bregovic y Emir Kusturica

Se trata del tema principal de la película Underground, dirigida por Emir Kusturica. Un alegato a levantarte cada mañana con ganas, a pesar de lo mal que puedan ir las cosas. Qué mejor que una canción como ésta para ir contento a estudiar, y presentarse uno a un examen de Relaciones Internacionales. Altamente recomendable.

En cuanto al plagio descarado que se hace de “Djeli Mara“, una canción de Šaban Bajramović, ni que decir tiene que es más que evidente. Aquel dispuesto a comprobarlo, que tenga a saber que el plagio cuenta con la conformidad del autor, y que incluso éste fue reclutado para las consecutivas giras que se dieron gracias al éxito de la película. Por contraste, se distingue la labor de Bregović como un excelente arreglista y reclutador de gitanos que tocan metales y dan vueltas. Como adenda, la letra es de Emir Kusturica, tan fiel a la paradoja de integrar conceptos tristes en un entorno enteramente feliz.

Ya no hay Sol,
ya no hay Luna.
No estás tú, no estoy yo,
ya no hay nada más… ¡ay!

La oscuridad de la guerra nos tapó,
la oscuridad nos tapó… ¡ay!
Y yo me pregunto, mi amor,
¿qué será de nosotros?

Luz de Luna, luz de Luna, ay, ay, ay…
El sol brilla, el sol brilla, ay, ay, ay…

El aire fresco viene del cielo:
Nadie sabe, nadie sabe,
nadie sabe, nadie sabe,
nadie sabe qué es lo que brilla.

Emir Kusturica: La histeria de Yugoslavia

11851085 (1)

La historia reciente de la antigua Yugoslavia está teñida de rojo. En el transcurso del pasado siglo, la omnipresencia del mariscal Josif Broz Tito en la vida pública y privada de los yugoslavos vino a cicatrizar una herida, infligida al inicio de la Segunda Guerra Mundial, que más tarde volvería a abrirse de forma flagrante. El paso del color rojo político trajo de nuevo —si es que alguna vez se fue— al rojo sangre, el color característico de los lamentados odios étnicos, religiosos, territoriales e individuales.

Pero el rojo es también el color de la pasión desatada por el mestizaje de los pueblos que se han dado cita, hasta hace menos de una década, en un país que fue y que ya no es. Uno de los exponentes más conocidos de esa pasión autóctona es el director de cine Emir Kusturica.

Nacido en Sarajevo (hoy capital de Bosnia y Herzegovina) y serbio por herencia familiar, el prestigioso director ha optado por el uso del cine como canal de denuncia de la situación presente y pasada del que él considera aún su país, Yugoslavia, con el fin de exponer al mundo el desconcierto de la deriva en la que se encuentra enfrascada la turbulenta región de los Balcanes.

Para ello, emplea a menudo recursos narrativos, estilísticos y visuales muy alejados de los cánones del cine occidental. Destaca especialmente en este aspecto el llamado realismo mágico, tan propio de los escritores sudamericanos, que él logra plasmar en algunos de sus filmes para introducirnos en un mundo a veces incomprensible. Kusturica parece pretender hacer suya la célebre cita de Picasso: “El arte es la mentira que nos permite comprender la verdad”.

El presente trabajo fue presentado como proyecto final para la asignatura Relaciones Internacionales de la Licenciatura en Periodismo de la Universidad de Sevilla, impartida por Eulalia Petit. Como tal fue presentado el 31 de diciembre de 2008, y no fue calificado hasta el pasado 9 de enero. El texto supone un adentramiento en la particular visión del director yugoslavo Emir Kusturica acerca del conflicto balcánico, para lo cual se abarcan determinados títulos dentro de su filmografía que cobran especial relevancia a la hora de narrar la confusa historia de Yugoslavia. Las películas analizadas son las siguientes:

  1. Guernica (1978)
  2. ¿Te acuerdas de Dolly Bell? (Sjecas li se Dolly Bell, 1981)
  3. Papá está en viaje de negocios (Otac na sluzbenom putu, 1985)
  4. El tiempo de los gitanos (Dom za Vesanje, 1989)
  5. Underground (1995)
  6. Gato negro, gato blanco (Crna macka, beli macor, 1998)
  7. La vida es un milagro (Zivot je Cudo, 2004)

La multiplicidad de detalles que albergan los siete títulos dificulta la aprehensión de conceptos clave muy presentes, un motivo por el cual puede llegar a elidirse en ocasiones el mensaje intrínseco de cada pieza. El principal cometido de Emir Kusturica: La histeria de Yugoslavia no es otro que el tratar de arrojar luz sobre las carencias conceptuales y relativas que puedan surgir del visionado de la filmografía de este peculiar director.

Espero que disfruten de este proyecto tanto como yo lo hice escribiéndolo.

¿Es la guerra contra el terrorismo una guerra tradicional?

Es bastante bien cierto que mi desconocimiento hacia ciertos aspectos del mundo es total. Siempre he dicho, a modo de definición de mis recursos culturales, que «sé un poco de todo y mucho de nada».

Nunca me ha gustado releer un texto mio, pero desde que me conciencié acerca de las prácticas periodísticas que, en un futuro ya casi inmediato, me veré obligado a realizar, releo mis textos con mayor rigor. En el caso que ahora me ocupa, el tema central de mi contribución práctica era acerca de la República Islámica de Afganistán. Entonando el mea culpa, he llegado a la conclusión de que el principal fallo del discurso radica en haber tratado un tema tan trascendental sin contar con una base científica del área de conocimientos de la asignatura, extrapolando lo que realmente se pedía hacia una vaga respuesta, en lo que resulta algo similar al artículo de opinión, tan divagante siempre.

Hay tantas películas por ver, tantos libros por leer, tantos paisajes por vislumbrar, tanta música por escuchar, tantos tantos que uno se abruma cual lobo estepario. Como dice Juan Prieto en Bajo las sábanas: «Tanto por hacer, tantos deberes».

Read More