En México, las festividades en homenaje a los difuntos tienen tintes de festividad y solemnidad a partes iguales. Su celebración dura casi más que una boda gitana, símbolo de la importancia que se le da a estas fiestas. Anoche fue el preludio de lo que está por venir hoy con el Día de Muertos, y para conocer un poco mejor su esencia, participé en uno de los tours del Centro Histórico de la Ciudad de México.

[RFG_gallery id=’8′]