Me despierto con la noticia de que las auxiliares de ayuda a la dependencia en Jerez, que llevan desde principios de semana acampadas para exigir el cobro de las cuatro nóminas que les deben, han decidido seguir adelante pese al frío.

Gracias a Dios, según recogen algunos medios locales, la plantilla «ha recibido la visita del obispo de Asidonia-Jerez, José Mazuelos», que  se ha acercado «a la puerta del Ayuntamiento para hablar con las trabajadoras de Acasa».

Lo que no recogen esos mismos medios, ni ningún otro, es que Mazuelos acudía a una reunión  para pedirle al Gobierno Local que asuma el coste de los palcos de Semana Santa.

Gracias al hombre existen las redes autocomunicativas, y a través del blog de uno de los afectados uno se entera de que el obispo de Jerez considera que «aquí no se está muriendo nadie de hambre». Pero, en todo caso, ofrece el comedor de El Salvador por si alguien tiene «una necesidad extrema».

«No salimos ni en los periódicos. Sale todo el mundo menos nosotros», se le oye decir a una de las acampadas. «Mañana vais a salir, con el obispo», le responde en tono burlón. Y vaya si salieron. Otra cosa es que fuera como ellas esperaban.

  • Marialadelllimonar

    jajajaja,este es el representante de jesus, y va a interceder por nosotras…jajaja, este a lo que iba era a que el ayuntamiento se hiciera cargo de los gastos de los palcos de semana santa, a pedir pa lo suyo, pa ahorrarselo a las hermandades y pa la saca….

  • Arquelladarodriguez

    Esta es una desgraciada realidad de muchas/os profesionales de la Asistenci Domiciliaria estamos sufriendo por parte de las empresas que tienen el monopolio de los servicios y de las administraciones que lo permiten.
    Esto sin hablar de la cantidad de usuarios a los que se les presta menos horas de las concedidas y que por desconocimiento y por miedo no reclaman.