post

El mes pasado, durante la grabación de la Second Plus Europe Conference, lo volví a recordar: voy sin identificar por la vida. Suelo llevar encima mi DNI, mi tarjeta de la Seguridad Social, e incluso las de la FAPE o la de la APS. Pero, lamentablemente, ninguna de ellas dicen mucho de mí ni de lo que hago. Y, lo más importante: no se pueden regalar.

Ya lo he solucionado. El pasado viernes me llegaron a casa las 250 tarjetas de visita que encargué seis días antes por sólo 13,96 euros (envío incluido) en Overnight Prints. Además del buen precio, tuvieron la consideración de obsequiarme con un lacado parcial y un bonito tarjetero de aluminio en color cian.

El diseño está realizado en Photoshop con tipografía Helvetica Neue, que es al diseño gráfico lo que la Comic Sans para los tenderos de las tiendas de barrio. El código QR no recuerdo con qué servicio lo hice, pero una simple búsqueda en Google arroja decenas de resultados. Y en cuanto al lacado parcial, en lugar de aplicarle una textura predefinida, opté por enviar la imagen de la tarjeta en negativo para que coincidiera con las partes blancas.

El resultado es mucho más bonito en vivo, así que si me ven, no duden en pedirme una o las que quieran. Pero recuerden que tanto la marca personal como el código QR les acabará remitiendo al mismo sitio: a JuanBlan.co.