http://resistencianumantina.blogspot.com

http://resistencianumantina.blogspot.com

 

Va por encima de las 77.500 firmas, y subiendo. La recogida de firmas que pide una casilla en la declaración del IRPF para donar el 0,7% de nuestros impuestos a la ciencia no para de crecer. Eso por no hablar de mi muro de Facebook, o de cada nueva entrada en mi línea temporal de Twitter. Su éxito es lógico, ¿quién no va a querer que se destinen más ingresos a la ciencia? Sin embargo, la iniciativa peca de favorecer un peligroso precedente: el de hacernos creer que la investigación científica puede sobrevivir con la caridad.

Para terminar de cargarnos el método científico, haré un cálculo con la cuenta la vieja. Si cada uno de los firmantes estuviera dispuesto a donar el 0,7% de su retención y, siendo optimistas, estuviéramos hablando de mileuristas con una retención en torno a los 4.000 euros, daría como resultado que la ciencia recibiría un total de:

77.500 personas * 0,7 / 100 * 4.000 € = 2.170.000 €

Algo más de dos millones de euros. La propia petición original habla de que sólo el recorte en I+D+i anunciado por el Gobierno es de 600 millones de euros, y de que el presupuesto para 2011, de 8.600 millones, “era ya un 8% menor que en 2010, a su vez 15% inferior que el de 2009“. Creo que me quedo corto si digo que estamos hablando de migajas.

Esta misma mañana escuchaba en En días como hoy de RNE una entrevista a Cristina Ponce, la impulsora del Proyecto Paula. Esta loable iniciativa ha conseguido recaudar la nada despreciable cantidad de 7.000 euros para que el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia vuelva a contratar durante cuatro meses a una científica que investiga la diabetes, enfermedad que padece su hija. “Dan para tres o cuatro nóminas, que por cierto, tampoco es un dineral lo que cobra la investigadora”, acierta a decir Juan Ramón Lucas. Concretamente, 1.750 euros brutos. “¿Y después?”.

Si seguimos transmitiendo la idea de que la ciencia y la investigación depende de la caridad de gente voluntariosa, y no de valientes políticas de inversión estatal y de científicos bien pagados, vamos a acabar rezando para tratar de curarnos el cáncer.

  • Invitado

    A mí esta iniciativa no deja de sorprenderme. ¿Y por qué? Porque los firmantes de Actuable claramente nunca han estado en un entorno universitario. He visto con mis propios ojos como partidas presupuestarias que debían haber ido destinadas a la investigación y al desarrollo han ido a pagarse fiestas o, incluso, frigoríficos facturados como fotocopias. Sé de departamentos y de docentes que con los dineros de la universidad se han pegado verdaderos viajazos, los labordetas de los simposios científicos. Y como este te puedo poner un millón de ejemplos más.

    Quizás yo cometa el error de ponerme solo en el caso de la investigación puramente universitaria, pero seguro que nadie me llama loco si me dice que también puede extrapolarse a todos los ámbitos del I+D+i. Llámame radical, o incluso nazi, pero creo que estoy a favor de que se recorte el presupuesto todo lo posible para que se dejen de congresos para los amigos, viajecitos y polladas que no sirven absolutamente para nada.

    • Por desgracia, la inversión estatal carece de los suficientes controles necesarios para supervisar que todas las partidas que se destinan a subvenciones acaben donde debería, y el caso de los eres en Andalucía es el ejemplo más flagrante. 

      Por ello, no puedo estar más en contra de lo que usted propone (recortar el gasto), sino que abogo porque la inversión en I+D+i sea incluso superior y que permita la contratación de decenas de miles de auditores que se encarguen de esa labor de supervisión.

      No puedo llamarle nazi: los nazis se caracterizaban, precisamente, por apostar por el I+D+i, aunque de una forma bastante enferma y mal enfocada. Eso sí, si recortan el presupuesto en I+D+i, ¿goza usted de presupuesto suficiente para ir a Houston a ser operado de cáncer, en caso de que lo necesite, como alguna que otra folclórica?

      • Invitado

        Sí, porque yo ESTOY EN ER TACO.
        Y YO NO SOY UN TIESO.

  • Zim

    Tal vez sea que no me haya leído toda la petición, o que la que he leído únicamente en inglés la haya entendido de forma erroena, pero yo he interpretado esta casilla como un añadido (por muchas migajas que sean), si hay una casilla para la iglesia, por qué no una para la ciencia? Si a la partida que el gobierno destina a I+D+i se le añade esas “donaciones”, aumentamos el presupuesto, y la gente es más participativa en cuanto a que hacer con sus impuestos. Por supuesto que si el asunto fuera dejar a 0 la partida de investigación a cambio de elegir dar ese 0,7 % entonces diría rotundamente que es un despropósito.

    • El error para mí está precisamente ahí: en considerar que la ciencia puede, como la religión, sobrevivir con migajas (aunque los 13 millones de euros mensuales del Estado para la Iglesia ayudan). Como bien dice la propia petición, este año el recorte ha sido de 600 millones de euros, y los anteriores no se quedan atrás. Si la iniciativa del 0,7% sale adelante y los políticos la hacen suya, acabaremos con un presupuesto mínimo para la investigación (como marca la tendencia), pero con campañas preciosas de concienciación en la tele para que todos marquemos la casilla para la ciencia. Eso sí, cuando no consigan recaudar mucho, nos acusarán de no ser solidarios con la ciencia, y será culpa nuestra.

      No digo que la iniciativa tenga mal fondo, pero insisto, puede ser peligrosa.

  • Juan

    La Iglesia obtiene como 250 millones por ese medio. Eso daría para compensar la mitad de último tijeretazo, no son migajas precisamente…

    ¿Qué se le ocurre a usted para ayudar a la ciencia en España? Hay que reconocer que, al menos, esta propuesta ha abierto un debate fantástico…

    • Precisamente por eso, 250 millones que no irían para la ciencia. Para ayudar a la ciencia se me ocurre algo tan obvio como dedicarle todo el montante que no se recauda como consecuencia del fraude fiscal. Y si ya nos ponemos y pagamos bien a nuestros investigadores, conseguiremos que la inversión no tenga que irse al extranjero y nos enriquezca a todos los españoles.

      Gracias por comentar, y eso es cierto: el debate está abierto.