post

«Es que yo estoy muy indignado. No lo puedo remediar. Sobre todo porque tengo hijos pequeños, y yo que conozco las normas, conozco cómo funcionan los políticos conozco cómo funciona todo y sé de Historia, lo estoy viendo.  A mí me habéis arruinado la vida. Os habéis cargado la generación de los que nacimos en los 60, 70 y en los 80, pero es que pretendéis además arruinarles la vida ¡a mis hijos!

No. A mí ya me habéis arruinado la vida, pero yo no voy a consentir que mis hijos vivan peor que yo. Mucho peor. Me niego, me niego. Entonces, si tengo que perder salud, tiempo y todo lo que tengo en esto, no lo dejo. No me queda otra.

Mis hijos, a lo mejor, el año que viene, no tienen días de colegio porque no hay profesores que sustituyan a su profesora, que se pone mala, como todo el mundo, una semana, de gripe. O que se puede partir un brazo. Pero, ¿tienen dinero para indemnizar a un tío hoy con 14 millones de euros por haber quebrado el Banco de Valencia?

Ya está bien, hombre, ya está bien. Yo no puedo, no quiero detenerme. Tengo que hacer algo. Lo que tiene que hacer la gente es eso: hay hacer algo. Yo entiendo que mucha gente no quiere meterse en problemas, que lo único que queremos hacer es lo que todos queremos hacer: vivir tranquilos, pagar nuestros impuestos y que no nos roben. No pido más.

Se puede. Tenemos la Red. La Red es nuestra, no de ellos. La Red es nuestra, y la Red te da información. La información hace que no te roben. Así de simple. La información hace que descubras sus mentiras, y ya son tan evidentes que, en fin: podemos unirnos e intentar solucionar esto entre todos. Y además es que, o lo hacemos, o nos machacan».

Juan Moreno Yagüe, promotor de #tomatubanco, OpEuribor y Democracia 4.0, sintetiza en un sólo titular de una línea los objetivos de todas estas campañas: «Vivir tranquilos, pagar nuestros impuestos y que no nos roben».