JuanBlan.co

Digital Communications

Prácticas en la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE

Me alegra poder anunciar que he sido seleccionado para realizar unas prácticas en la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE (FRA). Desde el próximo 1 de septiembre, y durante todo un año, estaré viviendo en Viena y disfrutando de esta oportunidad única.

Diez años después de mudarme a Sevilla desde mi ciudada natal, Jerez de la Frontera, toca un cambio de aires. Una licenciatura en Periodismo fue la primera excusa para asentarme en la capital de Andalucía, tras lo cual, los diversos puestos de trabajo que he ido ocupado fueron las siguientes razones. Pero ahora, después de haber hecho un máster en Estudios Europeos y de haber trabajado en el ámbito de los asuntos europeos en Plus EuropeEurope Direct Sevilla, tengo la oportunidad de avanzar y profundizar en mi sector profesional favorito: la innovación en prensa y comunicación dentro del Departamento de Promoción de Derechos Fundamentales.

Nunca le estaré lo suficientemente agradecido a mi jefa actual, la directora de Europe Direct Sevilla, Marycruz Arcos, por darme la oportunidad durante este año y medio de ser técnico en este punto de información europea, lo que me ha permitido aprender de ella y de mi compañera María José Jiménez casi todo lo que sé sobre el ámbito europeo. Por supuesto, nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo permanente y la inspiración de mis compañeros Cristina, Amalia, Sonia, Anca, Soledad, Ana Rosa, Gabriella, Mari Carmen y Fernando. Pero no olvidaré a la primera persona que me introdujo en los asuntos europeos: la profesora Eulalia Petit, quien me recomendó que estudiara este máster y terminó siendo la directora de mi trafajo de fin de máster. Siempre estaré en deuda con ella.

Estoy completamente seguro de que será un reto apasionante, pero por ello estoy trabajando desde el primer momento en que sea un verdadero éxito. Tener el inglés como lengua de trabajo no me debería suponer ningún problema, puesto que en diciembre obtuve mi certificado Cambridge CAE y llevo trabajando en inglés durante los cuatro último años con cierta regularidad. Pero supone una gran responsabilidad realizar un trabajo así a tan alto nivel. Por este motivo, he tomado la decisión de escribir solo en inglés en mis redes sociales desde este momento, incluido este blog. Lo siento por mis lectores españoles, mayormente, mi familia. Por supuesto, cualquier corrección será bienvenida.

Gracias a Dios, el alemán no será necesario en mi entorno laboral. A pesar de ello, ya he reservado un curso de alemán para los dos próximos meses, al menos para aprender lo suficiente para pedir una cerveza. Estoy seguro de que lo necesitaré para celebrar el primer día de mi nueva vida en Austria.

Foto: [AUT]side (CC)

México en tablas

La inmensidad de la Ciudad de México se vuelve colosal desde las alturas. Desde el piso 41 de la Torre Latinoamericana, el coloso abruma.







El otro México

Este fin de semana he podido disfrutar de México mientras sus nativos lo sufrían como nunca antes. Estar en aislamiento informativo ha supuesto para mí la posibilidad de disfrutar sin interferencias de un país maravilloso. Hasta que la vuelta a la realidad te pone los pies en el suelo.

El viernes, el procurador general de la República de México anunció en rueda de prensa que los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos eran, en realidad, asesinados. Lo que a todas luces se sabía ya, quedaba de una vez confirmado. Un día antes, me encontraba paseando por el bosque de Chapultepec, camino de una insulsa conferencia de la fotógrafa Sophie Calle y ajeno a lo que se avecinaba. Allí pude disfrutar, entre otras cosas, de los danzantes del rito de los voladores, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Bosque de Chapultepec

[RFG_gallery id=’10’]

Al día siguiente pude descubrir la sensación de vivir en una casa de campo en Querétaro, alejado del bullicio del DF y de toda civilización. Ahora sé lo que se siente al paladear una auténtica barbacoa de borrego y su consomé, tan diferente de lo que en España consideramos barbacoa (y el atole, y el tamal, y el nopal en penca), y que aquí llaman asado (que también probé; gracias por todo, Teresa).

Querétaro

[RFG_gallery id=’11’]

La Peña de Bernal y sus cuestas, Tequisquiapan y su magia -con un tour que nos hizo sentir más turistas de la cuenta-, Villa Progreso y su templo del siglo VII, el Estado de Hidalgo y su géiser. Una visita exprés que nos sirvió como toma de contacto con una realidad que va más allá de la capital blindada de la nación. Y mientras tanto, los capitalinos recordándole a sus responsables políticos que hay otro México allá fuera mucho más cruel que el que yo he vivido. Bendito país, maldita su violencia.

Muerte en México

La muerte en México es una maravilla, al igual que en Sevilla lo es la lluvia. Por desgracia, está presente cada día en las noticias y en las portadas de los periódicos del país. Pero la muerte que se ha dejado vivir estos tres últimos días es una muerte bien distinta. Como La Catrina, es refinada y afrancesada, aunque también fiestera y pasionalmente mexicana. Eso sí: no es un payaso. Hay que tomársela muy en serio.

Zombi en la calle MaderoTras la antesala que fue el tour de leyendas por el Centro Histórico de la Ciudad de México, finalmente llegó el día en el que la urbe se llena de calaveras, catrinas y papel picado: el Día de los Muertos. Cabe destacar que, a pesar del nombre, esta celebración tiene una duración de dos días: el primero de noviembre, que coincide con el cristiano día de Todos los Santos, y el segundo, con el Día de los Fieles Difuntos.

Tuve la suerte de poder vivir varias de las escenas más emblemáticas y otras menos ortodoxas de esta festividad: desde el tradicional concurso de ofrendas Conmemora a tus muertos de la calle Regina hasta parte del Mictlán rebelde, organizado por la Red contra la Represión y por la Solidaridad en la explanada de Bellas Artes, pasando por la sincrética velada de Míxquic.

Atrio de San Francisco

Ofrenda de muertos del Atrio de San FranciscoLa primera parada tuvo lugar el sábado 1 de noviembre en el Atrio de San Francisco, en la calle Madero del Centro Histórico del DF. Allí nos esperaba una ofrenda monumental dedicada al Estado de Michoacán, promovida por la Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Catrina Fest

La Catrina periodistaMientras tanto, cientos de ciudadanos se concentraban en el entorno del Monumento a la Revolución Mexicana con el propósito de batir un Récord Guinness: el de conseguir congregar al mayor número de personas disfrazadas de La Catrina.

Si el propio presidente de la República puede decir que “México es “el primer país con mayor número de mexicanos en obesidad“, ¿por qué no ganar también en esto? Obviamente, lo lograron.

Ver galería en Flickr

[RFG_gallery id=’1′]

Mictlán rebelde

El Tío Sam y EPNDe camino a la calle Regina, donde se celebraba el XIV Concurso de Ofrendas, nos topamos con el evento más reivindicativo del Centro Histórico del DF: el Mictlán rebelde, un homenaje a los muertos de la Red contra la Represión y por la Solidaridad. Allí nos detuvimos a contemplar un espectáculo de zancudos que parodiaba la influencia gringa sobre México, con un particular Tío Sam que portaba en sus brazos un bebé con bastante parecido al presidente Enrique Peña Nieto.

Crema para ser más güeritaActo seguido, el grupo de cabaret Las Ultraperras y los Caballeros de la SupremaCÍA, del grupo Proyecto 21, comenzaron su show interpretando “La Llorona”, canción que dio paso a un espectáculo bastante irreverente que arrancó las risas del público mientras lanzaba mensajes contra la homofobia, el machismo, la violencia y las injusticias en general.

Los mejores golpes llegaron con un spot televisivo que anunciaba una crema para aclarar la piel o productos para volver el cabello de color “rubio mexicano”. Posteriormente, el alter ego de un peculiar presidente mexicano participaba en un concurso del que no salía muy bien parado. Normal, dado el historial que arrastra.

Danza prehispánica

Danza prehispánicaPor fin en Regina, a nuestra llegada pudimos contemplar un espectáculo de danza prehispánica que representó escenas tradicionales con la participación del dios de la muerte, ‎Mictlantecuhtli.

La Non Plus Ultra Orkesta

A su finalización, tras un retraso considerable y con graves problemas de sonido en las voces femeninas, daba comienzo el concierto de La Non Plus Ultra Orkesta, un grupo de ambiente cabaretero con ritmos de rock, ska y música balcánica muy apropiado para luchar contra el frío.

Ver galería en Flickr

[RFG_gallery id=’2′]

Concurso de ofrendas

Finalizada su actuación, y casi a punto de que se comenzaran a desmontar los altares, pudimos ver las ofrendas del concurso Conmemora a tus muertos, que va ya por la decimocuarta edición. También aquí, la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa tuvo un protagonismo relevante, por encima incluso de los homenajeados escritores Octavio Paz, Efraín Huerta y José Revueltas, de los que se celebra el centenario de sus nacimientos.

Ver galería en Flickr

[RFG_gallery id=’3′]

 Paseo nocturno en bici en la Noche de Muertos del DF

De vuelta a casa, nos topamos con una agradable sorpresa: los ciclistas participantes en el paseo nocturno de la Noche de Muertos del DF.

Ver galería en Flickr

[RFG_gallery id=’4′]

Con estas imágenes en las retinas nos retirábamos para visitar al día siguiente el pueblo de San Andrés Míxquic, una aventura de la que tiene mucho que contar, y esperemos que lo haga algún día, la fotógrafa Paula Velasco. Por lo pronto, ahí queda su vídeo.

El viernes pasado tuve ocasión de pasear por el Centro de México DF. Intentaré llevarme la cámara más a menudo para captar más estampas como estas.

[RFG_gallery id=’5′]

Viajero en México

No hay dinero mejor invertido que el destinado a viajar. A pesar de la precariedad que padecemos los jóvenes españoles, seguimos siendo unos privilegiados si nos comparamos con los de otras latitudes, que no tienen ni de lejos la oportunidad de cambiar de ubicación con la facilidad que tenemos nosotros. Y eso hay que aprovecharlo.

Cuando viajo, intento despojarme al máximo de mi condición irrenunciable de turista para intentar ejercer de viajero. Las diferencias son notables. Pero a veces es difícil lograr la inmersión necesaria para tratar de pasar desapercibido y disfrutar como un nativo de las maravillas que te ofrece tu destino. Otras, sobre todo cuando no puedes evitar que se te abra la boca del asombro, es directamente absurdo intentarlo.

El pasado fin de semana viajamos a Xochimilco, una de las 16 delegaciones del Distrito Federal mexicano famosa por las trajineras o barcazas que surcan sus bellos canales. De por sí, este lugar arrastra a numerosos nacionales a pasar el día en familia navegando por sus aguas entre micheladas y elotes. No obstante, la presencia de extranjeros no suele ser tan notable aquí como en otros atractivos del entorno de la capital, como puede ser Teotihuacán: un lugar tan exageradamente llamativo en el que no te queda más remedio que asumir tu condición de turista y disfrutarlo como si de un parque temático se tratara. Pero no por el hecho de aceptarnos a nosotros mismos como turistas hemos de quedarnos sólo en la cáscara.

[RFG_gallery id=’6′]

En Xochimilco nos intentaron colar primero una trajinera para dos por 400 pesos la hora (al cambio, unos 23 euros). Con la excusa de ver el Museo de Dolores Olmedo -que por falta de tiempo no visitamos-, nos fuimos y pudimos comparar precios con otro embarcadero, que nos rebajó la tarifa a 350 pesos. El siguiente nos lo dejaba ya en 250 y, cuando estuvimos a punto de irnos, a 200 (unos más razonables 11 euros). Pero no era el dinero lo que nos limitaba a la hora de decidirnos, sino el inconveniente de tener que realizar el trayecto solos, sin la compañía de otros turistas. Sí, turistas; pero que al menos fueran locales.

Fue a través de Foursquare como dimos con el embarcadero Nuevo Nativitas, un verdadero paseo acuático que nos amplió el abanico de opciones hasta ofrecernos las conocidas como trajineras colectivas. Por un módico precio de 20 pesos (1,20 euros aproximados) nos trasladó en un mágico trayecto de media hora junto a gente sencilla que, como nosotros, no podía o no quería asumir el coste de tener una embarcación propia. Fue, sin duda, una gran elección.

[RFG_gallery id=’7′]

Nuestra trajinera colectiva nos dejó en el embarcadero Salitre, un trayecto corto con dos acertadas paradas que nos situó en uno de los mejores atractivos para el viajero: un mercado local. El mercado de Xochimilco es uno de los más vivos y coloridos de los que he tenido la oportunidad de conocer hasta ahora, con sus fondas de comida corrida en las que por sólo 45 pesos (2,60 euros) te puedes poner hasta las cejas de la mejor comida casera. Un consejo: cuanta más gente haya en el sitio, mejor suele ser este.

La de Xochimilco fue una visita obligada que tendremos que repetir: en un sólo día no se puede disfrutar de las trajineras, visitar el museo local y, lo más importante, acceder a la famosa Isla de las Muñecas. En nuestro breve trayecto sólo vimos una réplica de muestra que nos dejó con ganas de más, así que para nuestra próxima visita intentaremos reunir a unos cuantos amigos defeños e ir en una trajinera -esta vez sí- privada. La parte buena es que el transporte público conecta muy bien la delegación con el Centro de la Ciudad de México, y una simple combinación de metro y tren ligero nos deja en una hora en el lugar.

Negar nuestra diferencia es ser ajenos a la realidad, máxime cuando, en este caso, hay todo un océano y varias culturas milenarias de por medio. Por eso es importante disfrutar de las ocasiones en las que, a pesar de la evidencia, la población local nos hace partícipes de su idiosincrasia y nos considera como uno más. Y el ojo curioso del viajero puede llevarnos de un acto tan cotidiano como salir a comprar tortillas a acabar siendo partícipes de una liturgia tan sincrética como son las Fiestas de Ascenso de la Imagen Venerable del Cristo Negro. Eso fue lo que nos pasó el domingo.

Mientras observábamos los bailes entre la multitud, uno de los miembros de la congregación nos contó que conmemoraban los 303 años de la Consagración del Templo Eparquía Greco-Melquita Católica Iglesia Porta Coeli, el Santuario Nacional del Señor del Veneno. Según este, los feligreses llevaban desde las 22 horas del día anterior tomando parte de las fiestas, algo que se nota en las caras de cansancio de estos ya en el interior de la iglesia. En principio, entramos como turistas curiosos para admirar el templo. Al minuto, los numerosos fieles hicieron su entrada con reiterados cánticos acompañados del sonido de sus instrumentos de cuerda, las caracolas y el copal, una resina que, quemada, resulta muy similar al incienso. Quedamos atrapados en el humo.

Al rato sosteníamos flores y estampitas del Cristo Negro como el resto de feligreses, con la sensación de estar viviendo una experiencia que no suele entrar en los packs turísticos. Y pensaba en todas las veces que, por puro agnosticismo, había evitado disfrutar de vivencias como esta en la Semana Santa de Sevilla o Jerez sin saber que el viajero también puede serlo en su propia tierra. Mea culpa, asignatura pendiente.

Ya en casa, pude conocer la leyenda del Señor del Veneno, una entretenida historia cargada de moralina religiosa. Pero anoche, 28 de octubre, como si de una venganza por haber invadido terreno sacro se tratara, los seguidores de San Judas Tadeo decidieron no dejarnos dormir con sus cohetes, campanadas y cánticos. Prometo devolverles el agravio con más blasfemia el próximo Día de Muertos. ¿Lo he dicho ya? Me encanta México.

Ser tu propio jefe te permite ciertas licencias, como acompañar a tu pareja en una estancia académica mientras sigues trabajando a distancia.







#GraciasFACUA

En FACUA he aprendido a valorar el esfuerzo que cada día le ponen millones de personas para intentar hacer de éste un mundo mejor.







Periodigno: «Nadie te puede obligar a servir a la mentira»

Cientos de periodistas se han concentrado hoy en la sevillana Plaza Nueva bajo el lema «Por un periodismo que defienda la verdad» y «Por el empleo de periodistas en condiciones dignas». Con ello los periodistas han querido denunciar ante la opinión pública, por primera vez en la historia, las precarias condiciones en las que desarrollan su trabajo.

Convocados por la Asociación de la Prensa de Sevilla, cerca de quinientos profesionales de los medios de comunicación han expresado su preocupación por la crisis que atraviesan las empresas periodísticas y el deterioro en las condiciones laborales y éticas. Continuar leyendo

Cámara: Paula Velasco
Edición: Juan Blanco

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR