Parido el hijo, llegó el momento de las presentaciones. Tras defenderlo el pasado 16 de diciembre ante la comisión evaluadora del máster en Estudios Europeos que acabo de finalizar, por fin tengo el orgullo de lanzar al viento mi trabajo de fin de máster, titulado La identidad europea en Euronews: la voz ‘en off’ de Europa.

Se trata de mi primer proyecto de investigación académica de cierta envergadura, después de Emir Kusturica: la histeria de Yugoslavia, una reseña de la filmografía del director serbio realizada en 2008 para la asignatura Relaciones Internacionales, impartida por la profesora Eulalia Petit en la Licenciatura en Periodismo de la Universidad de Sevilla. Precisamente Petit, a quien nunca estaré lo suficientemente agradecido, ha sido la encargada de tutorizar en esta nueva ocasión el trabajo que ahora nos ocupa.

Soy consciente de que el texto tiene carencias, por mucho que fuera calificado con un sobresaliente (9). A pesar de ello, creo que ofrece una visión valiente y novedosa sobre el desempeño de la cadena en sus 20 años de vida. Como menciono en el resumen:

Euronews

La historia del éxito en el proceso de integración de la Unión Europea no se ha visto correspondida en un sector clave para la creación de una esfera pública europea como el de la información audiovisual, donde se ha producido un desarrollo con base claramente nacional. Al contrario que en Estados Unidos, donde la televisión ejerció de agente vertebrador de su identidad cultural ante la llegada de inmigrantes el pasado siglo, la Unión Europea carece de un modelo de televisión propio que genere en sus ciudadanos un sentimiento de pertenencia a un proyecto común.
La propuesta más cercana a esta intención es Euronews, una cadena de televisión paneuropea multilingüe de información 24 horas. Impulsada por un consorcio de televisiones públicas de dentro y fuera de la UE, a lo largo de sus 20 años de historia ha contado con la presencia de accionistas privados en su seno e importantes ausencias de países miembros de la UE. Ello no ha impedido que la emisora tenga un respaldo económico y político cada vez más creciente de las instituciones europeas. A pesar de ejercer las veces de televisión de servicio público supranacional, una comparación con otras televisiones públicas estatales y autonómicas de España y con la concepción del europeísmo en otros medios de carácter europeísta la dejan fuera de este modelo. Factores como su naturaleza compleja o su falta de control democrático por parte de los representantes de los ciudadanos de los Veintiocho impiden que Euronews pueda ser declarada oficialmente como la televisión pública de la UE. Sin embargo, ninguna otra propuesta ha conseguido hacerle sombra en sus dos décadas de vida.

 Todo vuestro.